BAJO CONSTRUCCION
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Otra vez la misma cosa ?
Miér Sep 28, 2011 3:51 am por Kadmus de Aries

» Tesoros perdidos.
Dom Sep 04, 2011 2:11 am por Kallen Kouzuki

» En el camino a la desesperación-Rol Libre
Jue Sep 01, 2011 2:35 am por Kyle Grana

» Ausencia corta
Lun Ago 29, 2011 9:52 am por Behemoth Marianne

» Johann Schneider // Radamanthys de Wyvern
Lun Ago 29, 2011 8:57 am por Wyvern no Radamanthys

» La batalla en los Balcanes
Lun Ago 29, 2011 2:02 am por Libra no Siegfried

» Reto a Aries
Dom Ago 28, 2011 8:47 am por Crane Shizuka

» Reglas del Coliseo
Vie Ago 26, 2011 4:15 am por Libra no Siegfried

» Phantasos - Mía Valliere
Jue Ago 25, 2011 8:32 am por Phantasos Mía

Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Mejores posteadores
Sagittarius Apollo
 
Libra no Siegfried
 
Kyle Grana
 
Crane Shizuka
 
Kallen Kouzuki
 
Kadmus de Aries
 
Lady Hades
 
Venus de Escorpio
 
Garuda Lilith
 
Behemoth Marianne
 
Estadísticas
Tenemos 21 miembros registrados.
El último usuario registrado es Sabrina198626

Nuestros miembros han publicado un total de 611 mensajes en 134 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 65 el Miér Mar 26, 2014 11:06 pm.

Comparte | 
 

 La Batalla Bajo la Montaña

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: La Batalla Bajo la Montaña   Sáb Jul 24, 2010 10:08 am

Bajo la montaña, lo imaginable... una enorme ciudad...






Desde lo lejos la montaña no parecia gran cosa, pero a medida que uno se acercaba comenzaria a ver las filosas rocas, los arboles muertos, huesos de animales que habian hecho saltar las defensas automatizadas. Habia nieve en las partes altas pero en el valle de hierba seca no habia nada. La entrada era indiscernible... como entrar? Quizas solo los mas estrategos serian capaz de encontrar dicha entrada hacia las entrañas de la montaña.

Dentro de la montaña, en la zona mas profunda dentro de unas celdas que prohiban el uso de la cosmoenergia se encontrarian tres seres... dos de ellos ya habian estado alli unas semanas mientras que la tercer recientemente habia llegado hace unas horas. Estaban malalimentados y les habian tratado de manera bastante cruel por lo cual tendrian heridas y demas por todo el cuerpo. Estas eran las personas que venia a buscar un hombre que aparecio en las afueras de la montaña...

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Sáb Jul 24, 2010 11:36 am

La obsuridad reinaba en aquella celda, solo unas pequenos candelabros que colgaban de esos frios pasillos de la prision hacian la diferencia entre "no ver absolutamente nada" y "tener la suficiente visibilidad para distinguir las cosas"
Entre todas las celdas, habia una especial, una que contenia nada mas ni nada menos que 2 caballeros de Athenas, sus instalaciones estaban lejos de ser comodas, tan siquiera eran algo pasable, dormian en medio del suelo frio, helado, sin nada mas que su ropa para protejerse del frio, no habia mucho que decir sobre el cuarto, una de sus esquinas alejadas de las rejas tenia un inodoro y nada mas
Sus paredes eran reforzadas, mas de lo normal, no era suficiente tener la tecnologia anti cosmoenergia, sino que todo estaba aun mas reforzado, los barrotes, el techo, incluso el suelo

-"Tsk.. sigo aca dentro eh.."- Penso Kaito, uno de los caballeros encerrados mientras abria sus ojos a la par despertando de su inquieto sueno, su cuerpo no se encontraba en muy buen estado debido a los malos tratos de los guardias, tanto por la falta de comida, como por las torturas para obtener informacion, claro no los dejaban morir de hambre porque eran necesarios, pero si los hacian llegar hasta el limite para que sufriesen

El joven caballero levanto su torso del frio suelo usando sus manos como apoyo para asi poder sentarse -"Maldicion.. si solo tuviese mi armadura.. como me pude dejar capturar"- repitio en su mente mientras su cuerpo se recostaba en la pared, siempre estando pendiente del otro caballero, un pequeno nino de 11 anos llamado Fix
Pero aun pensando eso nisiquiera queria recordar como lo habian capturado, para alguien como el el ser capturado y no poder cumplir con su deber era algo totalmente frustrante

-"Que estaran haciendo los demas caballeros... se encontraran bien?"- una pregunta un tanto inutil, el no conocia otros caballeros aparte de Fix que conocio dentro de esa misma celda, pero le ayudaba a mantenerse despejado de las demas cosas, el saber que los demas caballeros podrian ayudarlos.. tenian que ayudarlos, ellos eran su ultima y unica esperanza de escapar

Antes que Kaito tan siquiera se pudiese poner a pensar, pasos provenientes de aquel pasillo interrumpieron su mente -"Guardias tan temprano!?"- penso a la vez que rapidamente se levantaba de aquel sucio y frio suelo
El estaba dispuesto a protejer al nino que le hacia compania, nunca dejaria a alguien asi salir lastimado, pero al aparecer el guardia Kaito vio que traia una chica de prisionera , -"Otro caballero?.. no puede ser.. no puede ser"- enseguida penso, que encerrasen a mas caballeros era algo muy malo para ellos

El seguno guardia abrio la puerta y el que tenia a la chica simplemente la arrojo descaradamente a aquel piso helado, ambos se rieron y luego de cerrar nuevamente aquellos barrotes se retiraron a las carcajadas

Kaito enseguida se hacerco a ella para ver si estaba bien, pero al verla de cerca quedo imprecionado por lo hermosa que era, aunque sin dudar la ayudo a levantarse tomandola de los hombros mientras preguntaba -Oye, estas bien?- pero en su mente lo unico que le pasaba era -"Ella.. es un caballero?"-
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Sáb Jul 24, 2010 8:53 pm

Se detuvo justo en donde se le había indicado. La flora allí había expirado y los huesos de animales que andaban por doquier le daban una idea de las defensas y la muerte que rondaba a cada instante por el lugar. El soldado que le pasó el dato no estaba exagerando, al parecer, y eso que todavía no había encontrado la entrada al lugar. “Bonita bienvenida”, pensó al ver todo esto, imaginando lo que pudiera llegar a encontrarse más adelante. Se podía respirar, a pesar de todo, un aire muy puro que venía de las frescas copas de los árboles que si tenían vida. Las montañas que se presentaban a lo lejos poseían fríos colores que oscilaban entre el celeste pálido y el lila, notándose las cumbres cubiertas en nieve. No todo allí carecía de vida, lo que le daba la pauta que estos hombres no solo estaban dedicándose a cazar a los santos de Athena, sino que además destruían el medio ambiente y con bravuconería eliminaban a los seres vivos que se cruzaban en su camino, a pesar de ser inocentes animales.

Sin todavía dar un paso más, su cosmos se expresó de forma más voluminosa. Lo que expulsaba ahora no era un mísero cosmos, sino más bien uno más poderoso y que empezó a elevarse increíblemente en calidad de poder. Su figura quedó resplandeciente entre la bruma dorada que le entregaba calor, por lo cual ni siquiera sentía el frío de la nieve o las ventiscas que provenían de la cumbre de la montaña. A pesar de esto, su cosmos no seguía siendo el máximo, y eso era lo más terrorífico, que sin siquiera alcanzar la mitad de su poder ya desplegaba una cosmoenergía capaz de sentirse a cientos de kilómetros a la redonda. El problema era que si los caballeros tenían supresores de cosmos y se encontraban en sitios que suprimieran su uso, Thanar no podría rastrearles y por ende la situación se pondría un poco más complicada. Esto, claro, no iba a ser ningún impedimento para él, quien estaba dispuesto a rescatar a todo caballero o amazona que estuviera allí preso.

La figura bañada en oro aplicó la telequesis sobre sí mismo para empezar a levitar a treinta centímetros del suelo. En la tierra no vio ningún platillo que le delatara la presencia de un campo minado, pero igualmente podían estar ocultos y él era un tipo muy precavido. Su figura fue avanzando con calma hacia el lugar, porque si quería saber donde estaba la entrada tendría que adentrarse a la montaña y verlo por sí mismo. A medida que lo hacía, aquella presencia cosmoenergética brotaba como un torrente incontrolable de flujo dorado el cual acompañaba al santo en su movimiento. Siendo él el centro de la luz que manaba, la iluminación se proyectaba en un radio de diez metros a su alrededor.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Dom Jul 25, 2010 1:07 am

Existía una montaña.. una donde jamás en la vida se le hubiese ocurrido estar.. ni mucho menos encerrado , a sí era la situación de aquel muchacho era que en lo más profundo de aquellas , estaba encerrado .. rodeado por una especie de celdas mágicas.. según de lo que el andaba enterado aquellas prohibían el uso de la Cosmoenergía , junto a su compañero tanto de trabajo y de celda.. Kaito..Los días pasaban y casi aquel caballero de Athena no lo notaba.. los tratos de los guardias eran muy crueles , sin comida y aveces un par de golpes.. era lo único que recibían aquellos dos en su jornada adentro de aquellas celdas.. no los mataban por qué los necesitaban.. pero los torturaban..
Si tan solo fuese un poco más fuerte no sería un estorbo para los demás- Pensó muy dentro el pequeño Thomas , observando simplemente los actos de su compañero , como las de levantarse.. y acostarse en la pared ..
Aunque Fix estaba mal , se preocupaba aún mucho por el otro , el no le importaba en ese momento.. le importaba sus amigos y el único que andaba ahí en aquellos momentos era Kaito y se debían proteger los dos..Debo sobrevivir! Mi hermano debe venir ,y eso lo sé.. – pensó para darse fuerza a si mismos en su mente y no dejar de sonreír cuando su compañero lo vea..De muy lejos se escucharon los pasos muy fuertes de guardias.. pero al parecer no venían solos.. traían a alguien y al parecer era una chica y muy bonita .. y lamentablemente..era un caballero , un caballero menos , un colega de Fix .. que le esperaba torturas si su hermano y sus amigos no se apresuraban..Kaito se le adelantó a Thomas en ponerse de pie e ir a socorrerla .. ¿ Estás bien? .- mencionó el , pero de alguna manera a otra el también se paró y fue a ayudar a Kaito .- Al parecer simplemente tiene unas cuantas heridas .- se paró y de la poca comida y cosas que tenían , Fix agarró el poco de agua que tenía y se lo llevó en aquel jarrón , se agachó y le susurró : Toma compañera.. la necesitas.-
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Dom Jul 25, 2010 6:15 am

*El camino a ese lugar, había sido una tortura. Los guardias la habían golpeado, y ella no se había podido defender, tan solo podía guardar silencio, sabia de sobra que no podía hacer nada. No habían tenido cuidado alguno, ni siquiera por tratarse de una joven mujer. – Lo hago por ellos – se repetía una y otra vez, aguantando los maltratos de los crueles cristianos, los cuales solo le dedicaban una mirada repugnante, como si fuera un pecado mortal su existencia.

No tenia idea de donde se encontraba, y para colmo de males se habían llevado su armadura. Caminaba por un pasillo, estaba descalza, por lo que a cada paso el frio le calaba hasta los huesos. Su única prenda, una blusa de tela delgada negra, estaba toda desgarrada, gracias al maltrato que había recibido momentos antes.

-Esta bruja, tiembla demasiado – murmuro cruelmente uno de los guardias que la jaloneaba por aquel pasillo. -¿Por qué no le pides poder a Satanás, para librarte de esto? – pregunto despectivamente, mientras jalaba con fuerza uno de los mechones de sus largas hebras violáceas.

Gabrielle solo guardo silencio, suprimiendo un gemido de dolor, por la forma en que tiraban de su cabello.

-¿Eh, con que a la esposa del demonio le gusta que la traten mal? – rio el mismo guardia, posando descaradamente una de sus manos en las curvilíneas caderas de la muchacha.

Indignada, la muchacha se deshizo del agarre del guardia, provocando el enojo de este, el cual la golpeo con tanta fuerza por la espalda, que la muchacha de ojos violáceos fue directo a dar contra el suelo.

Los guardias solo rieron, al verla allí, tendida en el suelo, con su ropa desgarrada y una apariencia miserable. La muchacha cerró sus ojos con fuerza, aguantando el dolor e intentando levantarse, sin éxito alguno.

-Levantate! Levantate! – gritaba el guardia, entre risas, al ver el inútil intento de Gabrielle por ponerse de pie.

-Luce peor que una prostituta - murmuro el otro guardia, que hasta ahora solo se había limitado a reír con los comentarios de su compañero. –Basta de juegos, tenemos que llevarla a su celda – sin cuidado alguno, la tomo del brazo con fuerza y la levanto del suelo, para posteriormente seguir jaloneándola por aquel largo y frio pasillo.

Pocos segundos después, llegaron a lo que parecía una celda. Los guardias solo la arrojaron dentro de esta, dejándola nuevamente tendida en el frio suelo. –No puedo hacer nada... fue lo mas prudente que pude hacer...por ellos – pensó mas indignada, que enojada, mientras se mordía el labio inferior, en un intento por aguantar el dolor que la caída le había producido.

Un joven, en el mismo estado que ella, se había apresurado a ayudarla a levantarse -Oye, estas bien?- le pregunto.

Gabrielle levanto su mirada, posando sus ojos violáceos en el muchacho, agradecida, mientras su cuerpo no dejaba de temblar por el frio. Al escuchar su pregunta asintió lijeramente con su cabeza, la voz del joven, de alguna extraña manera, había logrado serenarla.

-Toma compañera.. la necesitas- Sus ojos violáceos se pusieron sobre el otro joven. ¡Era tan solo un niño!. Por un momento sintió un enojo incrontrolable. ¿Cómo? ¿Por qué los malditos cristianos….? ¡El era tan solo un niño!.

Un suspiro salió de entre sus labios - calma – era la enésima vez en el día que se repetía eso mentalmente.

Le agradeció con la mirada, y tomo entre sus delicadas manos el jarrón que le ofrecía el pequeño. Se quedo unos instantes observando su reflejo en el agua. Apretó su mandíbula, mientras un par de salinas lágrimas se escapaban de sus ojos y humedecian sus mejillas. Unos cuantos mechones de su cabello estaban medio enmarañados, había rasguños en su delicado rostro y restos de sangre seca en sus labios, producto de los golpes que había recibido.

¿Cómo era que había llegado a tener ese aspecto tan deplorable? ¡Claro! El maltrato que había recibido, gratis, cortesía de los guardias. – E-estoy horrib-ble – murmuro en un hilillo de voz, muy apenas audible.*
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Dom Jul 25, 2010 9:37 am

Kaito luego de haberla ayudado tomo un poco de distancia para darle su propio espacio, a su vez se quedo observandola unos segundos mas mientras ella sostenia aquel jarron -"D..de verdad es un caballero?.."- se volvio a preguntar en su mente -"Luce tan fragil..."- siguio pensando, luego llevo su vista hacia las lastimadura y mal trato de su piel, lo cual hizo que este apretara sus punos y cerrara sus ojos

-Tsk..- dejo escapar su frustracion atravez de ese simple sonido mientras giraba su cuerpo para quedar frente a la puerta -Oigan! Les parece divertido mal tratar asi a una mujer! Porque no vienen para que les ensene unos modales!- grito lo mas fuerte que su voz le permitio, envolviendo los pasillos oscuros que los rodeaban
Como era de esperarse, nuca hubo una respuesta, era en vano gritar en aquel lugar, lejos de la civilizacion, pero esto solo logro frustrar aun mas a Kaito
Acto seguido se quito aquella blusa aun frustrado que lo "protegia" del frio y la dejo a un lado de su nueva companera -Si no te molesta que la haya usado, ponte eso... te dara un poco mas de calor- dijo con un tono amable y una sonrisa en su rostro, se podia ver a la distancia que ella tenia aun mas frio que el y alguien como Kaito no permitiria que una chica sufriese.

Luego de dejar su camisa volvio a pararse frente a la reja que les impedia su libertad, elevo su mano derecha a la altura de su corazon y trato de concentrar su cosmos en ella a la vez que cerraba sus ojos para una mejor concentracion, claro era algo totalmente inutil ya que esa celda tenia tecnologia anti cosmoenergia
Unos segundos despues de tratar, abrio sus ojos a la par y con la mayor agilidad que su cuerpo le permitia en ese momento, impulso su brazo hacia atras para cargar mas fuerza en el y entonces lo impuslo una vez mas ayudado con un giro de cadera hacia el frente para golpear con todo la reja -Toma esto!! fue lo ultimo que dijo antes de que el golpe impactara
Era obvio que fue un acto muy estupido de su parte ya que no tenia fuerza y no podia usar su cosmoenergia, por lo que resulto en un breve congelamiento seguido de un dolor agudo especialmente en su mano, rapidamente la retiro del barrote sosteniendosela con la otra -Tsk...- fue lo unico que pudo salir de sus labios, tanto por la frustracion de no poder hacer nada, como por el dolor que sentia en ese preciso momento
Unos segundos despues retiro su mano izquierda mostrando todos sus nudillos derechos lastimados y levemente sangrando, sus ojos sin intencion ni pensamiento alguno quedaron viendo aquella herida que solo significaba su inutilidad en el momento
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Dom Jul 25, 2010 10:01 am

- El unico que estaba sano en esta ocación era el .. su desesperación aumenta..al igual que su rabia.. su inocente corazón no sabia como reaccionar ante aquello .. se sentía completamente ínutil.. observa a Kaito sangrando .. luego de un instante..observa a aquella Mujer que podía ser su madre a quien tanto el amaría si tan solo la recordar tenía esos ojos violaceos , eran muy hermosos y al parecer tenía muchas heridas y andaba con dolor.... ¿Qué hago hermano?.- Pensó en su mente
para que luego tomar una desición , la cual era no llorar y ayudar a esos dos compañeros y amigos del alma que se encontraban ahí , no los conocía de mucho tiempo.. pero aquel músculo llamado corazón hacía que Fix confiara en ellos por el simple echo de que .. la palabra "justicia" estaba en su diccionario .. rapídamente rompe un pedazo de tela de su ramera , para luego ir hacia donde Kaito y agacharse ..- Dejame encargarme.. - para a sí tomar aquella mano herida y envonverla lentamente con aquello , especialmente los nudillos .., luego de ponerlo seguro , le dio una palmadita pequeña , sonrío y dijo : Ya está , quedate aqui descansado...-
Se paró y se dirigío hacia esa señorita que al parecer ya estaba tomando el agua.. y de sus ojos salían una dos lagrimas cristalinas lo que le hizo entrar en rabia.. dirigío su diestra hacia sus mejillas y las limpío : Las mujeres como tú se vuelven feas llorando ¿ Lo sabías? Epa.. Ya no llores , saldremos de aqui , ellos..ellos vendrán a sacarnos de aquí! - pronuncío con una fuerza tremenda para no llorar y no borrar esa sonrisa del rostro.. en el alma sentía dolor por aquellos echos que sus ojos veían , pero no podían procesar bien la infromación... apretando sus nudillos de frustación, una mujer tan hermosa como ella lloraba , su unico amigo de esa gelída celda estaba herido.. ¿ Qué!! Qué! Carajo puedo hacer? .- lo mencionó en su mente para luego dirigirse hacia los barrotes de la celda y insultar a uno de los guardias : Coño! Si tan hombre se creen , vengan que les partiré los cojones a cada uno! Con una mujer .. los unicos que se meten son ustedes maldito cabrones.. - para luego alejarse ya un poco más tranquilo de haverse defogado.. aunque el en su subconciente sabía que hivan a venir.. pero ya en ese infierno.. no pensaba en el miedo.. si no en como sobrevivir.. - Venga Señorita, deme su mano para ayudarla a pararse y la moveré al fondo de esta celda , ahí podrá descansar en paz por lo menos.. y mi nombre es Fix , el caballero de Andrómeda ..y el que anda ahí es Kaito-San.. .- Thomas sonriente ante la señorita le estiró su mano , esperando que esta la tome..-
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Dom Jul 25, 2010 11:30 am

*Seguia observando su reflejo en el agua con mucha tristeza, tratando de que las lagrimas dejaran de salir de sus ojos violáceos.

Por unos segundos miro de soslayo al joven que le había ayudado a reincorporarse, cuando la arrojaron a aquella fria celda, este se había quitado su camisa y la había puesto a un lado de ella -Si no te molesta que la haya usado, ponte eso... te dara un poco mas de calor- le dijo.

La muchacha miro la única prenda que llevaba puesta en esos momentos, ya toda desgarrada. Lo miro agradecida – Gracias – alcanzo a murmurar, antes de que el se fuera de su lado.

Tomo la cálida prenda entre sus delicadas manos, la observo por unos instantes, pero la voz del muchacho la distrajo –Toma esto!!- De pronto, pudo escuchar un fuerte golpe, el cual la exalto un poco – Que? – pregunto, subiendo su mirada rápidamente. El joven había golpeado la reja con tal magnitud que, ahora sus nudillos sangraban – Por que? - se pregunto, observando apenada la sangre salir de los nudillos del joven.

Estaba a punto de hablar, pero tenia una sensación horrible en su garganta, miro el jarrón de agua que le había dado el niño momentos antes, con sus manos tomo el jarrón, evitando ver su reflejo y lo llevo a sus labios, inclinando este y bebiendo el liquido que caía entre sus labios lastimados.

Puso el jarrón a un lado suyo, y dirigió su mirada hacia el muchacho que había golpeado el barrote, preocupada. Quedo enternecida ante aquella escena, al ver como el niño ayudaba con su herida al joven. Luego el muchacho se dirigió a ella, y acerco sus manos a su rostro.

Gabrielle cerro sus ojos por unos efímeros instantes, dejando que el limpiara sus lagrimas. -Las mujeres como tú se vuelven feas llorando ¿ Lo sabías?- abrió sus ojos, haciendo una mueca extraña ¿Acaso la había llamado fea?... ¿no, verdad? De ninguna manera era fea… era…era… - Epa.. Ya no llores , saldremos de aqui , ellos..ellos vendrán a sacarnos de aquí! – ante la determinación del pequeño, Gabrielle no pudo mas que curvear sus labios delicadamente, en una sutil sonrisa – El es un niño…debería jugar… no estar aquí – pensó, mirándolo por unos instantes.

El muchachito se dirigió hacia le reja de la celda, provocando la confusión de la joven - Coño! Si tan hombre se creen , vengan que les partiré los cojones a cada uno! Con una mujer .. los unicos que se meten son ustedes maldito cabrones.. – lo escucho gritar, esta no pudo mas que apretar sus lsbios, sintiendo un poco de dolor, pues su labio inferior estaba lastimado.

-Al parecer…llevan mucho tiempo aquí…son santos pero… el es muy joven – formulo, mirando al pequeño.

Bajo su mirada unos instantes, mirando la prenda que le habían dado, la pego a su curvilíneo cuerpo, sintiendo lo cálida que esta era. – La que traigo puesta ya no sirve – volvió a observar su blusa deshecha. Con sus delicadas manos estaba a punto de tomar los bordes de su prenda, pero se detuvo, pues sintió a alguien acercarse.

Cuando subió su mirada, se encontró de nuevo con el pequeño - Venga Señorita, deme su mano para ayudarla a pararse y la moveré al fondo de esta celda , ahí podrá descansar en paz por lo menos.. y mi nombre es Fix , el caballero de Andrómeda ..y el que anda ahí es Kaito-San.. .- Gabrielle curveo la comisura de sus labios, aun observándole, al tiempo en que extendía su brazo para tomar la mano que el jovencito le ofrecía – Gabrielle de Aries…amazona dorada - se presento con cordialidad.*
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Dom Jul 25, 2010 1:32 pm

Mientras sus ojos se concentraban en su mano, hizo caso omiso a todo lo demas, dejandose consumir por sus pensamientos -"Maldicion... Nisiquiera puedo tirar abajo un estupido barrote... Como puedo llamarme a mi mismo Caballero de Athenas si no puedo hacer nada para salvarnos... Maldicion!"- pero en medio de sus pensamientos Fix aparecio con un pedazo de tela en sus manos -Dejame encargarme...- dijo el pequeno nino mientras atendia la mano lastimada de Kaito, uso el pedazo de tela para envolverle las heridas, especialmente la de los nudillos -Ya está, quedate aqui descansado...- le dijo una vez habia terminado, pero apenas habia terminado con su mano enseguida se dirigio a ayudar a su nueva y mal tratada companera

Kaito solo pudo dibujar una pequena sonrisa en su rostro mirando su mano nuevamente, tenia un bendaje torpemente hecho, despues de todo un nino lo habia hecho -"Consolado por un nino he... Si que tiene fuerza ese pequeno"- pensaba aun observando su bendaje, era algo que en opinion de Kaito no hacia falta, estaba acostumbrado al dolor, despues de todo habia entrenado toda su vida

Nuevamente se volvio a sumerjir en sus pensamientos, pero no sin anter haberse dado vuelta para contemplar a la tan misteriosa chica nueva que los acompanaba
-Las mujeres como tú se vuelven feas llorando ¿ Lo sabías?- escucho al nino decir -"Oh nino.. estas muerto"- inmediatamente penso ya que vivir con su hermana le enseno que si le decis eso a una mujer nada puede salir bien -Epa... Ya no llores, saldremos de aqui, ellos.. .ellos vendrán a sacarnos de aquí!- agrego el pequeno a lo que Kaito volvio a sonreir -"Tambien tienes miedo... No eres el unico Fix"- quedo pensando tras las palabras de su companero

Luego de eso volvio a fijarse en la chica, esta vez centrandote en ella -"Fea?... Eso es imposible... No hay manera que se pueda volver fea"- los ojos de Kaito veian la figura de su companera, desde su pelo, caderas, piernas, ya que estaba de espaldas no podia ver su rostro, pero lo recordaba de cuando la ayudo la primera vez que la vio
Sin darse cuenta Fix estaba a su lado gritando -Coño! Si tan hombre se creen, vengan que les partiré los cojones a cada uno! Con una mujer... los unicos que se meten son ustedes maldito cabrones...- pero enseguida de eso se volvio a alejar para ir con la chica de nuevo, Kaito lo vio entristesido ya que un nino no deberia pasar por esto y lo acompano hacia la extrana

Al volver a verle su cara enseguida penso -"Dios!, es aun mas hermosa de lo que la recordaba... Que hace una chica tan linda como ella por estos lugares... Malditos guardias... Me asegurare personalmente de ensenarles como tratar a una mujer"- estaba decidido a enfrentarse a ese par de guardias malditos, pero las palabras de ellos volvieron a interrumpir sus pensamientos -Venga Señorita, deme su mano para ayudarla a pararse y la moveré al fondo de esta celda, ahí podrá descansar en paz por lo menos... y mi nombre es Fix, el caballero de Andrómeda... y el que anda ahí es Kaito-San...- Kaito hizo una mueca bien ocultada -"No reveles nuestra informacion tan facil"- pero luego escucho la voz de la chica que para el era un sonido sumamente hermoso –Gabrielle de Aries… amazona dorada-

-Dorada he... Espera dijiste dorada!!?- Kaito al instante se sobresalto, el rango mas alto de caballeros, alguien tan delicada y hermosa es un caballero de oro, el no soporto mas y dejo que sus piernas se rindieran cayendo en el suelo, quedando sentado a un lado de Gabrielle con la palma de su mano derecha en su frente -"Dorado... Y ahora que... No... No me puedo rendir... Vamos a salir de aca... En el momento que piense lo contrario estaremos perdidos"- siempre estaba tratando de pensar lo mas positivamente posible, respiro profundamente para luego retirar su mano del rostro y dirijir la mirada a la chica dorada -Perdoname que no me presente, soy Kaito, Caballero de bronce, Armadura de Unicornio- su voz era calmada y amable, a la vez que mostraba una calida sonrisa -Pero yo no revelaria tan rapido mi rango y armadura su fuera ustedes, despues de todo, ellos no nos matan porque quieren nuestras armaduras y la informacion que solo nosotros tenemos... Por lo menos eso es lo que pienso yo- Kaito hablo claramente pero nunca dejando de ser calmado y amable, como tampoco su sonrisa desaparecia
Volver arriba Ir abajo
Libra no Siegfried
Admin
avatar

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 19/07/2010

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Lun Jul 26, 2010 6:47 am

Por el momento, la tertulia y los comentarios que hacían los santos encerrados, a los guardias no les incomodaban. Realmente, algo más llamaba la atención de todos, algo que yacía en el cielo, los alarmó inmediatamente, y craso error el del dorado, pues no sólo minas antipersona esperaban en el suelo, sino que habían también un sinfín de sensores de movimiento, calor y cosmoenergía por todo el radio que circundaba la montaña, protectora de la fortaleza, inclusive, se extendían desde 300 metros radiales desde el piedemonte hasta el inicio de todo el cementerio de huesos; cadáveres, en fin, hasta donde se acumulaba la fiambrera de todos los animales que estúpidamente pararon allí.

Al instante que el cuerpo del Santo cruzó la línea, cuando se elevó, los sensores, todos y cada uno de ellos se activaron y esto generó una alarma generalizada en todas las instalaciones del Bunker. Por todos los pasillos comenzaron a sonar sirenas y las luces opacas del sitio dieron lugar a una luz única roja y penetrante-AUUUUUUHHHHHHH AUUUUUHHH!!!~-Resonaba por todos los espacios del sitio. Instantáneamente par de cosas le sucedieron a ello: una serie de cañones surgieron de debajo de la tierra, al igual que varios silos de misiles y un gran cañón, siendo desenterrados todos al unísono, apuntando directamente al intruso y en menos de un segundo, los cañones/baterías, comenzaron la arremetida, disparando cada uno 5 rayos plasmáticos por segundo…tomando en cuenta que eran más de cien, esto sería directamente mortal para cualquier intruso, y a la vez sería algo en sumo hermoso, pues cada uno de los rayos, dependiendo de las baterías, tendrían distintos colores…rojos, violetas, azules, verdes dorados, en fin, sería un espectáculo. De impactar uno sólo de estos rayos al Santo de géminis, el mismo traspasaría la armadura y luego su cuerpo, además, el grosor de cada rayo era abrumador y de impactarle uno solo en el torso sería suficiente para separar en dos mitades su cuerpo.

-¡Tenemos código dorado, señores, tenemos código dorado!-Exclama uno de los Alférez de la cabina de mando de la fortaleza, mientras en dicho centro comenzaban a correr diversos técnicos. Dicho puente yacía en la profundidad de la montaña, incluso por debajo de las celdas, pero mantenían visualización con el exterior por una compleja cadena de cámaras ocultas en todos lados, inclusive, en la cima de la misma montaña, además de poseer contacto directo con un satélite que yacía directamente sobre la posición del lugar. Desde ahí, comenzaron a fijar la posición a la que irían dirigidos los diversos misiles que ya comenzaban a ser preparados para salir de sus baterías de lanzamiento.

-Ahora mismo, ordene, Alférez, que salgan de todas las barracas cada una de las unidades y se posicionen que todos los pasillos que rodean las celdas…debemos defender esta fortaleza a toda costa…también, le exijo que ¡Envíen inmediatamente a los acorazados!-Inquirió una voz de mando fortísima que yacía en las sombras, justo en la parte más alta de aquel centro. Nadie contestó, pero sin duda alguna sus órdenes serían acatadas…al instante, desde las barracas saltaron una multitud de vanguardistas vestidos con sus respectivos trajes aceleradores y armados con rifles multifuncionales, avanzando por los corredores del lugar hasta ubicarse cada uno en los sitios estratégicos ya estipulados. Unos 25 de ellos se apostaron justo frente a la celda que mantenía reclusos a los 3 Santos, apuntando de forma recia hacia el lugar que daría la entrada hacia quien fuese que pasara…todas sus cualidades extrasensoriales estaban activadas y de pasar cualquiera frente a ellos, sería fusilado sin piedad.



_________________
··¤(`×[¤ Lιвяα иσ ѕιєgfяιє∂ ¤]×´)¤··
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Lun Jul 26, 2010 8:38 am

Tan solo un poco después de haber avanzado, pasó lo que él quería. El sistema de seguridad se activó y pudo comprobar que el hombre que le pasó la información no había exagerado ni un poco sobre las defensas del lugar. Ésta era la mejor manera de probarlo, no había forma de avanzar con sigilo y la verdad no tenía ningún problema en destruir todo lo que estuviera a su paso. Justo cuando oyó la tierra desgarrarse, con una sonrisa dijo algo.

- Ops, creo que me equivoqué. –era una sonrisa de despreocupación total, como si se tratara de un juego o algo por el estilo. Aprovecho la ventaja de que los cañones que salían bajo la tierra le habían advertido que lo harían, dándole más tiempo de reacción sumado a la velocidad de un caballero dorado. Antes de que los cañones pudieran siquiera salir de sus escondites, algo había rodeado a Thanar por completo. Se trataba de cinco portales dimensionales. Aparecerían al instante para ganar tiempo antes de que se abriera fuego, gracias a haber estado elevando el cosmos lo necesario durante su llegada.-

Cuatro portales aparecerían a izquierda, derecha, delante y detrás de Thanar. Uno más se sumo por si las dudas por sobre su cabeza, dejándolo encerrado. De esta manera se formaría una especie de caja dimensional, a la misma velocidad de la luz. Se trataría de una defensa perfecta por la cual nunca podrían alcanzarle con ese tipo de ataques. Para cuando los cañones empezaron a atacar, los portales tragarían los rayos de plasma, viéndose como entraban a su dimensión como si estuvieran cruzando una superficie de agua. Thanar estaba con la cabeza gacha, le estaban atacando… y eso no le gustó para nada. Su ira estaba a punto de desatarse puesto que los católicos ya venían sumando puntos en hacerle enojar.

Aprovechó una ventaja que le vino genial para esa oportunidad: cada cañón o por lo menos la mayoría de ellos disparaban cinco rayos, y eso quería decir que podría usar más cosas en contra de sus enemigos. Una vez que cosas ajenas a él entraban a su dimensión, quedaban bajo el control de Thanar. De esta manera, una vez los rayos quedaron atrapados en su dimensión con su propio poder empezó a re-direccionarlos. Si eran capaces de traspasar una cloth dorada, pues más fácil sería destruirlos con su propia medicina. Desde cada uno de los cuatro portales hizo una implosión que dejaría sordo y aturdido por unos segundos a todo el que estuviera allí.

Del Another Dimention puesto a modo de defensa empezaron a salir incontables cantidades de rayos de plasma, de todos los colores. Ahora con el poder que osaron intentar matarle, morirían ellos. Además, por cada cañón estaba usando a favor cinco disparos de aquella poderosa energía. Por ende, sólo usaría un rayo para destruir a los cañones y de esta forma que cesara el ataque externo. No usó un portal para defenderse desde abajo porque estaba, prácticamente, al ras del suelo. Era como si todo alrededor del santo de géminis fuera un terrible caos. Gracias a las múltiples municiones de energía que usaron esos cañones, tendría una gran reserva para usar. Con sus sentidos agudizados captaba cada sonido del cual provenía un ataque y al sentirse amenazado, desde el portal salía un rayo para alcanzarle y destruirle por completo hasta dejarlos obsoletos. Una increíble polvareda de humo se levantaría, empezando a formar una cortina que obstruiría la vista de los soldados que formaron la primera línea más atrás, es decir, más cerca de la entrada.
Volver arriba Ir abajo
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 1:03 am

Tal y como Thanar habia planeado los rayos pasaron por una dimension y salian por otra, llegando a los cañones tal y como habia previsto. En cosa de minutos aquel campo de batalla ya no era una fiesta de luces, sino que un manto de polvo cubria el lugar y donde antes era el sonido de maquinas disparando y explotando ahora reinaba el silencio. Habia acabado con la primera defensa del lugar en cuestion de instantes y los soldados dentro del centro de mando solo pudieron mirar atonitos a la escena por las camaras que tenian vigilando el lugar. Este era el poder de un caballero dorado?

Repentinamente a veinte metros de distancia de Thanar se abrieron dos puertas en el suelo y hubo una deslumbrante luz. De esta se elevaron dos cuerpos armados. Estaban de pie mirando al suelo, sus manos colgando a sus lados... tardo unos momentos en que estos saliesen completamente del suelo pero finalmente se detuvieron en un bruzo movimiento. Volvio a pasar otro momento sin nada y sin mas aviso se activaron los sistemas. Ambos levantaron las cabezas en unisono y en el lugar de sus ojos se encendieron dos luces rojas en cada uno... no eran humanos sino androides. Un cable les conectaba a la plataforma que les habia elevado, tomando la informacion de las camaras de video.


- Templar XXII activado. Informacion adquerida. Datos almacenados. Habilidades copiadas. Procesando. Templar XXVII preparado para el combate.- Dijo el androide la la izquierda. Un sistema holografico se inicio y la aparencia de Thanar de Geminis cubio al androide de combate. Este era un androide creado por el Vaticano construido especialmente para el combate contra los Santos Dorados. Aun estaban en fase de prueba y estos dos eran los primeros en ser enviados al combate como tal... si lograban cumplir su mision crearian mas de este tipo. Se puso en guardia. Mientras tanto, el de la derecha hacia exactamente lo mismo. -Templar XXIII activado. Informacion adquerida. Datos almacenados. Habilidades copiadas. Procesando. Templar XXVIII preparado para el combate.-

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 2:05 am

Después de apenas cortos segundos del cruce de fuegos dado que la velocidad del geminiano era terrible, el campo quedó totalmente desolado y destruido. El Another Dimention seguía bloqueando la visión de los demás por lo cual no podrían ver su aspecto físico dentro de aquella “celda” defensiva. Los acontecimientos a continuación serían realmente raros, incluso para Thanar que vivía en un mundo altamente tecnológico. Sus sentidos estaban altamente agudizados e incluso su cosmos era un torrente de energía que iba creciendo a medida que su ira contenida se elevaba en su interior.

Con su poder súper nova había logrado ni más ni menos que el alcance del séptimo sentido, suceso que para él no era nada raro ya que lo había logrado muchos años atrás. - Templar XXII activado. Informacion adquerida. Datos almacenados. Habilidades copiadas. Procesando. Templar XXVII preparado para el combate. –con el oído lo suficientemente desarrollado pudo oír aquella voz robótica y monótona. Su ceja se alzó con curiosidad y duda, ¿qué era eso…? Ladeó su cabeza mientras su mente repasaba lo que había oído allá fuera. “Información adquirida… Datos almacenados. ¿Habilidades… copiadas?”. Sus ojos se abrieron a más no poder, ¿podría ser posible?

Una vez que todas las defensas allí en el campo exterior de la base fueron desarticuladas por Thanar, podría andar libre sin molestia alguna, salvo por lo que le esperaba. Los portales dimensionales desaparecieron de su lugar revelando la sombría apariencia del caballero de Géminis, el cual estaba muy serio, aunque ahora… asombrado. Dos réplicas idénticas a él y por lo que oyó, habían absorbido sus habilidades. Después de ello analizó a situación en frío… Él conocía muchísimo mejor que ellos sus técnicas y tenía un as bajo la manga todavía. Con tranquilidad, el santo dorado de Géminis empezó a avanzar al ras del suelo, levitando, hacia los androides. La distancia se fue acortando poco a poco con esto.
Volver arriba Ir abajo
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 2:44 am

Al ver como el Caballero de Oro comenzo a moverse ambos androides se pusieron en posicion de combate. Sus sistemas internos comenzaron a adaptarse, a leer los movimientos de el en varios espectrogramas, hasta incluso podian medir el nivel de cosmoenergia que emanaba. Los cables a sus espaldas se despegaron, cayendo al suelo mientras que sus sistemas "Wireless" se activaron. Ahora podrian ver todo lo que veia el otro, ademas de cada una de las docenas de camaras ocultas por la zona por lo cual el enemigo seria incapaz de atacarle a la espalda y cosas por el estilo.

Un especie de escudo se actico sobre sus cuerpos los cuales les protegeria de ataques sobre humanos que destrozarian cualquier materia normal. Los escudos, apesar de ser resistentes tampoco eran indestructibles. Lo mas importante de estos escudos era que protegerian los cuerpos de estos seres al viajar a velocidades similares a los caballeros de oro, por no decir las mismas velocidades. Como antes se habia mencionado, habian sido creados para matar Gold Saints.

Por un momento parecia que no iban a moverse. Repentinamente XXVII desparecio de su posicion, alcanzando una velocidad increible (la de la luz, podria decirse). Aparecio sorpresivamente detras de Thanar, su pierna posicionada para proporcionarle una increible patada en la espalda del Caballero de Oro a la misma velocidad de luz que utilizo para colocarse en su nueva posicion. XXVIII se quedo a la espera, sus orbes rojos fijados en el enemigo frente a el, estudiando cada uno de sus movimiento.

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 4:23 am

En cuanto la presencia de uno de los androides desapareció de su lugar, el geminiano no tuvo que hacer mucho esfuerzo por zafar de esa situación. Su cosmos había estado en carga constante desde hace tiempo y le ayudaría a esquivar a XXVIII que parecía querer apurar los trámites con la eliminación del santo dorado. Con el gran poder mental ya activado sobre sí mismo –porque estaba levitando a treinta centímetros del suelo- fue simple y sencilla su siguiente acción. Al mismo tiempo que el androide se desplazaba a una velocidad poderosa que alcanzaría la luz, Thanar no tuvo que hacer más que moverse con su telequinesis, hubiera hecho otra cosa pero no quería que le copiaran más habilidades o técnicas.

Moviéndose a la velocidad de la luz y protegido por su armadura ante la descomposición de materia por la alta velocidad, daría un salto en mortal hacia atrás lo suficientemente alto de manera que podría evadir al androide a la vez que llevaría su brazo derecho al frente con una luz cargándose en la palma. Aprovecharía que su velocidad era netamente la de la luz y además el trayecto que debía hacer XXVIII para atacarle, ya que aunque viajara a velocidad luz no quería decir que pudiera teleportarse. Esto de ser así, provocaría que el caballero de Géminis quedara a espaldas de su copia y dado que mientras saltaba cargaba el rayo, no tuvo que hacer otra cosa que darle un fuerte impulso. De esta forma, el rayo ken formado con su cosmos el cual era terrible, impactaría contra la espalda del androide protegido por aquel campo de fuerza. Aunque no pudiera romper el mismo, confiaba que el impacto lograría desequilibrarle.

Mientras todo esto ocurría, un evento raro se hizo presente, del cual el androide en estado pasivo –XXIII- sería víctima. Desde una posición desconocida –no era la de Thanar que estaba peleando contra androide XXVIII- un rayo telequinético invisible se movería a velocidad luz cruzando la cabeza de aquel androide que estaba distraído y analizando la situación ya que era evidente que XVIII atacaba a Thanar para probarlo. Se trataba nada más y nada menos que del Genro Mao Ken. Una técnica legendaria y única que desde la muerte de quienes la conocían, se supone que ahora el único en poseerla era Thanar luego de haber encontrado un documento explicativo en las ruinas de Star Hill. Aquel demoníaco poder –como dicta la técnica- fue usado con el cosmos elevadísimo de Géminis. Además había otro factor lógico e importante. Al ser un androide la víctima del Satán Imperial y no un humano, no poseería la voluntad de resistirse ya que los únicos que poseen voluntad son los humanos. Aquella figura, imitación de Thanar, no dejaba de ser una maquina más manipulable y eso lo hacía un arma de doble filo, especialmente tratándose del Genro Mao Ken que había logrado doblegar la voluntad de los humanos.

Prontamente, de suceder esto el androide empezaría a sentir el despojo. Es decir, la pérdida de la autonomía y el libre albedrío que hasta ahora el androide tenía, pero no por mucho tiempo más.
Volver arriba Ir abajo
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 9:50 am

La ilusion de Geminis paso por la espalda de XXVII sin problema alguno. Ambos androides habian sido capaces de darse cuenta de que era una trampa, apesar de que de principios no lo parecia. Solo habia sido cuando pasaron a infrarojos que se dieron cuenta de la treta. XXVII aterrizo en el suelo con ambas rodillas flexionadas y con un poder absurdo mecanizado se lanzo directamente hacia arriba donde se encontraba el Geminis real. Las camaras, al darse cuenta de que el primer Geminis era falso automaticamente conectaron sus sensores de movimiento por lo cual serian capaces de apercibirse de cualquier movimiento enemigo en la zona.

Al saltar comenzo a cargar una impresionante cantidad de energia en ambas manos, haciendo que creciesen dos imensas esferzas de luz dorada. Alzo con fuerza su diestra directamente al Santo de Geminis... lanzando un rayo de luz similar a los cañones de antes per si abarcar tanto espacio. Si seria capaz de llegar a penetrar en la armadura causandole heridas internas al Santo de Geminis si este no lograba defenderse adecuadamente. La otra bola de luz, la de su siniestra, la reservo.

Los sensores de movimiento y las camaras lograron captar a tiempo a Geminis y por suerte XXVIII logro ponerse en movimiento antes de que el ataque de el le diese en su cabeza, lo cual hubiera tomado por control completo del Androide. Este habia dado un salto ahcia arriba, impulsandose contra su enemigo cuando el rayo cruzo en su camino, chocando contra su brazo derecho. El procesador de su diestra fue inmediatamente tomada por control por el ataque de este asi que XXVIII fue obligado a detener su ataque para caer de pie al suelo. Llevo su siniestra a este brazo que ya comenzaba a moverse a voluntad propia y sin dudar ni un instante lo arranco de su lugar y lo lanzo contra el suelo. Cargo una bola de energia en su mano y apunto al brazo. Lanzo esta poderosa descarga, destruyendolo por completo. Casi habia ocurrido un desastre... XXVIII estaba seriamente comprometido. Con un brazo menos, su poder ofensivo y defensivo habia sido reducido a un cincuenta por ciento.

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 8:30 pm

Si Thanar hubiera permanecido en su estado normal, lo más probable es que una sonrisa brotara de sus labios a causa de la perspicacia de los androides. Pero eso no fue así, lo que ocurrió hizo enojarlo todavía más. No sólo había perdido el tiempo en Jamir, sino que ahora lo estaba perdiendo también. Por un instante dejó de subestimar a los androides sólo por el hecho de que no poseyeran humanidad, pero esto sería su carta de triunfo. Una vez que su posición quedó totalmente delatada empezó a sospechar que estaba siendo espiado.

Antes de ser atacado, para tomar precauciones comenzó a expulsar sondas psíquicas de su mente. Las mismas provocarían interrupciones en las cámaras, dado que estas sondas se extendían kilómetros a la distancia, interrumpiendo la señal y dejándolas totalmente inútiles. Una vez que el androide XXVII se elevó lo suficiente para atacar a Géminis con energía, ya estaba preparado para la defensa y el contraataque. Aquel movimiento provocaría, con mucha probabilidad, que los androides luego le pudieran copiar. El problema era que debía ser rápido porque entre el tiempo del Genro Mao Ken fallido y las ondas psíquicas que lanzaba, le restaba muy poco para evadir la energía.

No le quedó más remedio que usar la telatransportación, ésta vez procuraría ser tan rápido que no les daría tiempo a llegar a procesar, almacenar y luego copiar la información. Ya no sería para nada indulgente con ellos. El cuerpo de Thanar desapareció de allí por completo de forma que evitaría que la bola de energía le alcanzara y siguiera de largo, pues al mismo tiempo que desapareció, reapareció tras XVII. En ese instante y sin dudarlo un segundo, si lo que quiso hacer antes no le salió, lo haría hasta lograrlo. No importa que estuviera enojado, su rendimiento de combate tenía una determinación y constancia impresionantes, sin perder la concentración además de ser perseverante y paciente.

Mientras las ondas psíquicas eran enviadas aun por todo el campo para que el androide no pudiera prevenir que Thanar se encontraba tras él, un rayo psíquico lo eligió ahora a él como víctima del Genro Mao Ken. Siendo Thanar un hombre de poderes mentales increíbles no era trabajo para él desenvolverse mentalmente a la vez de muchas maneras y a distancias enormes. Habiendo sido mortalmente veloz a causa de la teletransportación y luego la velocidad de la luz con el Genro Mao Ken, aquel ataque psíquico surcaría la cabeza del androide XVII, por detrás, para realizar lo mismo que no pudo contra XVIII, aprovechando que al ser una máquina sería muy susceptible a la manipulación por no poseer voluntad.
Volver arriba Ir abajo
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Mar Jul 27, 2010 10:35 pm

XXVIII vio como su enemigo se teletransporto encima de su gemelo y rapidamente proceso la nueva localizacion del enemigo. De manera inmediata el androide de un brazo flexiono sus piernas y salto hacia su gemelo. Mientras hacia esto sintio como las camaras comenzaron a caer una por una por las ondas psiquicas del hombre. En cualquier caso ese no era la mayor preocupacion del Androide por el momento ya que sus sistemas le decian que habia un 75% de probabilidades de que el Santo de Geminis usase la misma tecnica sobre XXVIII. De ser asi estipulaba que el segundo androide no tendria el tiempo suficiente para evadir la tecnica aunque ya sabia que venia por el link interno entre ambos androides que les permitian compartir informacion de la misma manera que compartian informacion.

XXVII vio a su enemigo desaparecer para esquivar el rayo y tardo un momento en darse cuenta de la localizacion de su enemigo ya que las camaras habian caido y necesito usar la vista de XXVIII para ver donde estaba. Sin dudar nisiquiera un instante el androide se giro hacia el santo de Geminis y lanzo el segundo rayo ken hacia el cuerpo del caballero de oro mientras que a la vez la tecnica de este impactaba "en la cabeza" de Geminis. Sintio como su procesador central comenzo a ser consumido por aquel rayo, sus programas de antivirus siendo completamente inefectivos contra este. De pronto la futil resistancia dejo de ser un problema...

... ya que el brazo restante de XXVIII llego para arrancarle la cabeza de un poderisimo tiron y aplastar la chatarra metalica entre su poderosa mano robotica antes que pudiese tomar un completo control sobre esta. Los sistemas secundarios del androide XXVII se activaron al instante y, aunque no podia ver por el mismo, tomaba la informacion de los ojos de su androide gemelo. Ahora que le faltaba la cabeza, los ojos y el procesador central no seria capaz de copiar tecnicas ni de ver (tendria que usar los ojos de su hermano para eso) pero lo que si podria hacer es revertir la energia que previamente alimentaba todo lo demas para dedicarle mas al sonar, radar y sensor de movimientos que se encontraba en su cuerpo, ademas de aumentar el poder de las tecnicas que lanzaba.

Ambos androides llegaron al suelo y cayeron una con la espalda del otro. Se quedaron juntos un momento, siendo ambos una vision bien rara... dos santos de geminis, uno sin cabeza y el otro con tan solo el brazo izquierdo. Sin lugar a dudas era obvio que los siguientes modelos necesitarian avances mayores para poder enfrentar con mayor efectividad a un Caballero de Oro pero ya que este era realmente el primer caballero contra el cual habian sido puestas a prueba estas maquinas, no podian culparlas por no estar 100% a la medida de Thanar. Igualmente toda esta informacion que recibian era almacenada y guardada para el futuro uso de los demas Arcangeles via un wireless super potente que poseian ambos. No solo eso sino que ya les habia dado el tiempo suficiente como para adaptarse al Genro Mao Ken de Thanar y ahora XXVIII seria capaz de usarlo contra el. Habian compuesto un antivirus capaz de rechazarlo... ahora eran totalmente immunes a la tecnica.

XXVII levanto sus dos brazos mientras pronuncio en su voz robotizada;
- Another Dimension!-

Una puerta dimensional se abrio frente a este y paso adentro, desapareciendo del campo de batalla mientras que aquellos ojos rojizos de XXVIII se fijaban en Thanar de Geminis. No se apartarian de el y por ahora su mayor objetivo seria el de verlo y defenderse contra el.

Con una cabeza y un brazo menos, los dos androides finalmente iban a ponerse serios.

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 12:28 am

Lo que veía ante sus era el poder de no ser humano, el poder de la tecnología. Ahora Thanar comprendía mejor como había sido posible que estos hombres lograran capturar a tantos caballeros y amazonas. Si con esta tecnología le tocaban las pelotas a un caballero de oro, lo más obvio era que a otros caballeros iban a atraparlos si esta organización religiosa se lo proponía con esmero. Pero no a él, no iban a capturar a Thanar. Él estaba allí para salvar. La batalla continuaría dado al soporte tecnológico… tenía más ventajas por haber eliminado las cámaras y porque uno de los androides estaba decapitado.

Antes de eso, casi sufre un golpe de parte de ellos. El hecho de que XVII lanzara el rayo al mismo tiempo que él lo hizo con el Satán Imperial, le dejó en clara desventaja. Era imposible, aún habiendo sido rápido aquella chatarra lo había notado… Thanar llegó a la conclusión después de muchas pruebas de que ambos androides estaban en un estado de simbiosis por lo que uno veía por el otro. Lo máximo que pudo hacer el geminiano fue moverse hacia derecha para recibir el golpe en la hombrera izquierda. Gracias a que las hombreras eran prominentes y sobraba de ellas al estar en su lugar, el rayo si bien le golpeó en la armadura no tocó el cuerpo del hombre. El impacto igualmente logró hacer que girara inevitablemente 360º en el aire, pero manteniendo su levitación para no caer. Su hipótesis se comprobó al ver que el androide decapitado seguiría con la lucha.

El cosmos del santo de géminis se mantuvo en donde estaba. Aún así brillaba con un fulgor fulminante, de esa potencia dorada que lo hacía brillar con tal magnitud como si fuera la luminiscencia del astro rey. La sombra en su casco no demostraba ninguna de sus expresiones, mientras su cabello platinado empezó a elevarse lentamente hasta quedar levitando de forma muy notable debido a que el largo del mismo le llegaba a más de la mitad de la espalda. – ¡Another dimension! – Así que ahora uno de ellos le copiaba las técnicas… Con más razón iba a acabar con esto de una vez por todas, más que nada por los santos atrapados en esa fortaleza. Mientras XVII se metió en el portal, se quedó mirando atentamente a XVIII. Ésta vez no haría absolutamente nada que lo delatara… No se movería, ni un solo músculo. Su cuerpo quedaría allí estático. De repente, una fuerza colosal que superaba las fuerzas físicas se ejecutó contra el androide XVIII a una velocidad más rápida que un párpadeo. Se trataba de los poderes mentales de Thanar, los cuales eran sumamente terribles y más ahora que éste santo estaba como endemoniado.

De esta forma, el androide no se vendría venir el ataque, ya que era invisible por ser de carácter mental y además físicamente Thanar no tenía que moverse. La fuerza psicoquinética arrancaría al mismo tiempo por las zonas de flección de cada parte. Por un lado, del cuello para arrancarle la cabeza. Del lado izquierdo de su hombro para arrancarle el brazo dicho lado. Finalmente, las otras dos fuerzas se crearían por la mente del dorado en las ingle del androide para arrancarle las piernas. No sólo eso, sino que además una fuerza mental después aplastaría a cada una de las partes hasta reducirlas a pura chatarra. Con esto lograría deshacerse de un androide y dejar al otro completamente a ciegas.

Estaba conciente de que XVII rondaba por dimensiones, capaz de salir en cualquier instante. Es por eso que, al mismo tiempo que su magnificencia mental que ni siquiera era la máxima se encargaba de XVIII, estaría a la vez alerta de lo que su otra replica podría llegar a hacer. Claro que, los sentidos al estar conectados a los nervios y Thanar tener una mente tan poderosa, era lógico que sus sentidos a la vez serían de una reacción afilada e instantánea.
Volver arriba Ir abajo
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 12:56 am

El ataque psiquico de Geminis realmente tuvo buen efecto, y XXVIII quien lo miraba no tuvo mucha manera de defenderse asi que le toco comerse el golpe de manera definitiva. Su cuerpo fue separado y destruido por el ataque psiquico del Santo de Geminis y solo tuvo tiempo de transmitir la informacion a la base central de datos... el Vaticano practicamente conocia todas las habilidades de Geminis a este punto. El dato tambien lo recibio XXVII quien estaba en medio de un contra ataque definitivo.

Seis dimensiones se formaron alrededor de Thanar; uno encima de el, otro debajo de el y cuatro a cada lado de manera que formulaban una caja a su alrededor. A diferencia de la caja que habia hecho el anteriormente estas apuntaban hacia adentro y tenian un propiedad muy especial, cada una estaba conectada con la otra de manera que si entrabas por la de arriba aparecerias por la de abajo, si ibas por la izquierda saldrias por la derecha y si ibas por la de delante de Thanar saldrias detras de el. Era, practicamente, un cubo sin escapatoria. Antes de que Thanar pudiese reaccionar a esto aparecio XXVII por la espalda de Thanar y lo abrazo de manera sorpresiva la espalda... pero se quedo quieto.

Thanar seria capaz de oir un leve "Blip.... blip... blip..." que marcaba a cada segundo. Serian un total de diez blips y al terminar estos el androide explotaria en una increible explosion atomica totalmente concentrada dentro de estas seis cajas. La fuerza de la explosion entraria y saldria por sus repectivos portales de manera que todo el poder de la explosion seria multiplicado de manera infinita dentro del cubo de las dimensiones.

Quedaban cinco... cuatro... tres... dos...

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 1:40 am

Posterior a la destrucción de XVIII, todavía quedaba el otro androide que en cualquier momento iba a aprovechar cualquier situación para atacarle a él. Fue encerrado por las dimensiones y se quedó totalmente tranquilo. Por eso no reaccionó ante lo sucedido. Parecía que aquella máquina no aprendía más. No le quedó más remedio que suspirar mientras era atrapado. Después, una alarma aguda le hizo entender que se trataba de una autodestrucción, así que en esos diez minutos le dijo, a pesar de estar decapitado.

- Nunca serán tan inteligentes como los humanos… -dijo esperando con tranquilidad a que el contador llegara al segundo uno, previo a la explosión. De esta manera, cuando Thanar pudiera desaparecer el otro no podría seguirle y explotaría dentro de las dimensiones. Lo que hizo fue fácil. Por un lado le causaba gracia que usara el Another Dimention para encerrarlo porque por más que un portal llevara a otro, él simplemente podría cruzarlo y salir por donde se le antojara. El problema era que para hacer eso no podría hacerlo con habilidades motrices rectas y unilineales porque el androide estaba agarrado a él.-

No le restaba otra cosa más que teletransportance, cosa que también le hizo gracia porque se suponía que esto debía estar en la base de datos de XVII. Así que, sin más, se teletransportaría burlando el portal dimensional dado que al ser un salto en el espacio reaparecería del otro lado, quedando a cien metros de los portales. Por otro lado, se zafó del agarre del androide de manera que no lo desplazó consigo. Esto era porque la teletransportación se basaba en la desintegración de partículas para que instantáneamente reaparecieran a merced de quien la usaba. Esto haría que Thanar se desvaneciera de los brazos de su enemigo, no importa que tan fuerte o bien le estuviera agarrando, simplemente se le escurriría como agua entre los dedos sin traérselo consigo. Al haber hecho esto justo antes de la explosión, no le daría reacción al androide que explotaría dentro de aquella caja dimensional la cual absorbería el impacto de la misma por lo cual quedaría exento de los daños que pudieran llegar a provocar.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 3:25 am

*Gabrielle le seguía sonriendo al pequeño, para cuando escucho la voz del otro joven.

-Dorada he... Espera dijiste dorada!!?- Su par de gemas violáceas se posaron sobre el muchacho, al tiempo en que esta alzaba su ceja derecha. Observo como este caía de sentón a un lado de ella. –Al parecer se sorprendió…- pensó, aun observándolo.

Pasaron unos segundos en silencio, antes de que el muchacho volviera a hablar. -Perdoname que no me presente, soy Kaito, Caballero de bronce, Armadura de Unicornio-

La joven curveo la comisura de sus labios sutilmente, mientras ladeaba su cabeza – Es un caballero de bronce…- pensó, escrutándolo con su mirada violácea de arriba a abajo.

-Pero yo no revelaria tan rapido mi rango y armadura su fuera ustedes, despues de todo, ellos no nos matan porque quieren nuestras armaduras y la informacion que solo nosotros tenemos... Por lo menos eso es lo que pienso yo- volvió a hablar el muchacho a su lado. Lo cual provoco que Gabrielle entreabriera sus labios, como queriendo decir algo.

-Ahh… ¿a ellos no les quitaron las armaduras?- formulo en un tono de voz apenas audible, mientras bajaba su mirada. Con sus finos dedos aparto un mechón de cabello que se cernía sobre su delicado rostro.

-Ellos ya sabían que residía entre los Lemurianos… siempre es así…- subió su mirada nuevamente, para después llevar sus manos hasta sus largas hebras lilas. -Ellos odian a mi gente, era obvio que nos habían dejado mucho tiempo en paz…por que era la carnada perfecta. Así podrían atrapar a los santos que viajaran a Jamir para reparar sus armaduras- hablaba pausada y tranquilamente, como si nada la perturbara.

–Así que supongo que ya no les sirvo, por que ya obtuvieron lo que querían de mi – comenzó a pasar sus delgados dedos entre sus largos cabellos, con suma delicadeza, para así deshacer cualquier nudo que pudiera haber entre estos.

Segundos después, tomo uno de sus larguísimos mechones entre sus dedos índice y pulgar, poniéndolo frente a su rostro y observándolo. Se limito a suspirar, observando este. -¿Cuánto tiempo llevaran aquí?...¿Acaso han estado intentando sacarle información?- se pregunto, mirando de soslayo a Kaito. *
Volver arriba Ir abajo
Sagittarius Apollo
Admin
avatar

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 10/10/2008
Edad : 31
Localización : California

MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 2:05 pm

Master

La tecnica de teletransportacion por parte de Geminis fue efectiva. No era que no habian aprendido la habilidad de este, sino que simplemente no tenian ninguna otra opcion mas que la de sacrificar el todo por el todo en este ultimo movimiento suicida. Al desaparecer Geminis de la caja dimensional el contador del androide finalmente llego a cero y una enorme explosion atomica tomo lugar dentro de la caja. Por las puertas dimensionales la explosion se mantendria dentro de la caja, y los efectos de la radiacion no afectarian a nadie. Momentos despues la caja despareceria y la batalla entre Thanar de Geminis y los dos Androides termino, dejando solamente un campo de batalla tras el evento.

Dentro del puesto de mando los soldados Vaticanos estarian mirando atonitos las pantallas... ambos habian fallado apesar de que habian recolectado una gran cantidad de informacion sobre Thanar de Geminis, tanto que podrian combatirlo de una manera mucho mas eficaz de ahora en adelante. Si no en esta batalla entonces seria en la siguiente. En cualquier caso la informacion ya habia sido enviada al satelite que volaba sobre ellos y que inmediatamente enviaria los datos directamente a la Ciudad del Vaticano donde toda la informacion seria esparcida entre los Arcangeles, los seres supremos de la Orden Templaria.

Mientras tanto, en la montaña aun quedaban varios seres capaces de entrentar los Santos de Athena. Ellos tambien habian recibido los datos como para formular estrategias y cosas similares contra Geminis. Por ahora no se mobilizarian... esperarian al momento oportuno para contraatacarle...

_________________
- Sagittarius no Apollo -

[La Flecha de la Luz]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://infinity.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 5:25 pm

Kaito observaba atentamente la figura de su superiora dorada, aunque en esos momentos no eran mas que 3 personas dentro de una celda, la contemplo cuando la chica bajo la mirada pensativa e hizo a un lado uno de sus mechones lila -"Es demaciado linda... Que cosas digo, es mi superior debo tratarla con respeto... Seria el pensamiento corecto en este caso, no?"-
El chico conversaba y se preguntaba cosas a si mismo mientras miraba a su companera

-Ellos ya sabían que residía entre los Lemurianos… siempre es así…- La chica hablo luego de su silencio, Kaito no hizo mas que prestarle atencion, a la vez que seguia contemplando los hermosos cabellos lila y como ella levaba sus delicadas manos a ellos -Ellos odian a mi gente, era obvio que nos habían dejado mucho tiempo en paz… por que era la carnada perfecta. Así podrían atrapar a los santos que viajaran a Jamir para reparar sus armaduras- Por unos segundos el joven se tenso ante la suposicion de su companera, odiaba a las personas que hacian ese tipo de cosas, era algo que no podia soportar, trato de mantenerse concentrado para no perderse en sus pensamientos y poder prestarle la debida atencion –Así que supongo que ya no les sirvo, por que ya obtuvieron lo que querían de mi–

Las ultimas palabras lo sorprendieron y ya no lo podia ocultar, su mente vagaba entre un enojo por los malditos del vaticano, y la atraccion que sentia por la belleza de la chica -Tch... Los hare pagar a todos, uno por uno- musito para si mismo a la vez que cerraba su puno derecho con fuerza conteniendo la rabia que le ocacionaban

Cuando la chica tomo uno de sus mechones y lo hubico frente a ella suspirando, con esa escena no pudo evitar que el enojo desapareciera y mostrar una leve sonrisa -"Que estara pensando, le preocupa su pelo en un momento asi? Jaja"- penso bromeando, pero al estarla viendo fijamente noto las ropas que ella traia, todabia no se habia pusto la blusa que el le habia dado por lo que se podia ver su piel directa ya que la blusa de su companera estaba toda rasgada, casi inservible

Muchas cosas pasaron por su mente lo cual no pudo evitar que apareciese un leve color rojo en su rostro, simbolo de sonrojo, sin mas espera se dio una vuelta de 180 grados quedando de espalda a ella -Te conviene cambiarte, tratare de no mirar... digo, no mirare jeje- su voz estaba ya mas tranquila y serena luego de unos segundos hablo nuevamente -A mi me atraparon gracias a una muy elavorada trampa... Bueno no fue tan elavorada, pero si me atraparon a causa de una trampa jeje, ya ni se hace cuanto paso eso... Desde ese dia me han estado tratando de sacar informacion, quieren saber cosas como "Donde estan los demas sucios Caballeros" o "Como se usan estas armaduras, cual es el secreto" pero es imposible que sepa esas cosas, no conosco ningun otro Caballero por desgracia, aunque ellos creen que si y tambien yo pretendo conocerlos, y en cuanto a la armadura siempre les digo cosas absurdas para entretenerme, aunque me castigan bastante por eso jaja- quedo en silencio unos segundos mas recorando las palizas que le habian dado por las burlas a la hora del funcionamiento de su armadura, luego suspiro a la vez que bajo su cabeza -Extrano ver la luna... fue su ultimo comentario para que luego volviera el silencio
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   Miér Jul 28, 2010 9:20 pm

No importaba si había salido sin un rasguño de aquel combate… A fin de cuentas tuvo que usar la mayoría de sus habilidades para no quedar en clara desventaja contra dos de sus copias que a pesar de ser copias no dejaban de ser poderosas. La pérdida de tiempo y ese factor le habían hecho enojar. Thanar se encontraba ahora en un estado entre consciente e inconsciente que no podía controlar, no por lo menos ese lado que ahora estaba realmente enojado. Su figura descendió desde los cielos, como si se tratara de un Mesías. Aunque tenía lógica… ese día iba a ser el salvador de tres personas. Finalmente las plantas metálicas de sus botas se detuvieron a tres centímetros del suelo.

Manteniendo la telequinesis sobre su cuerpo, el mismo empezó a avanzar hacia delante, hacia la fortaleza. Gracias a la agudización de los sentidos, a la distancia vería allí un montón de soldados montando la guardia y listos para osar levantar ataque contra él en cualquier momento. Estaba realmente enfurecido y su energía demostraba ello. La fuente de energía que irradiaba su cuerpo le hacía parecer una estrella en llamas, un sol soberano y furioso. Sus cabellos se mantenían en levitación no por su telequinesis sino más bien por la influencia del cosmos. A medida que avanzaba a ellos, podrían sentir su presencia abrumadora y absorbente. Podrían sentir la presión de un poder que ellos nunca iban a llegar a tener, ni siquiera con la tecnología más sofisticada.

Aquel manantial de poder que ni siquiera era la mitad de su potencial empezaría a actuar como intimidante contra la línea de soldados que le esperaba. Así como ahora ellos sabían cosas de él, él sabía cosas de ellos. Sus ilusiones empezarían a tener efectos más globales y serían 100% efectivas al saber sus artilugios, engañando la tecnología de ellos a voluntad de él mismo. Si ahora usaban thermalgoogles, Thanar les haría creer que verían una figura que manaba calor. Si usaban nightvision el geminiano les haría creer que verían luminiscencias y así con muchos ejemplos más. Aquel hombre ardía en cosmos y a pesar de que la oscuridad del casco fuera densa, unos ojos azules e intensos burlaron a la misma distinguiéndose con notoriedad.

Ya no estaría para juegos, no. A todos los hombres armados con sus herramientas de conquista y destrucción los sometería. Una fuerza sobrenatural y desconocida dio un jalón a las armas de cada uno de los soldados. Crearía la confusión y el caos entre ellos, dado que, ¿cómo era posible que te desarmaran si nadie vino con sus propias manos a quitarte el arma? Esto era posible viniendo de Thanar y sus poderes mentales. Después del tirón que desarmaría a absolutamente todos los hombres, con lo mismo doblaría el pico de sus armas y destruiría por dentro sus mecanismos dejándolas inútiles. Un mensaje retumbo en la cabeza de cada uno de ellos, sembrando el terror y penetrando sus mentes. Esto no sólo se hizo presente en la de los vanguardistas que montaban guardia allí fuera, sino que en cada uno de ellos que también se encontraba dentro. Ellos ya habían visto de lo que fue capaz contra los androides y no importa los datos que tuvieran de él… Thanar usaría sus habilidades y técnicas de distinta forma, creando tantas combinaciones que ni en un millón de años luz le alcanzarían.

- Su Mesías dijo que si aprecian sus vidas las perderán…*1 Pero yo más bien les digo que si aprecian sus vidas… traten de conservarlas y huyan ahora mismo o les aseguro que padecerán una muerte horrible que ni siquiera el mismo Apocalipsis de su sagrada Biblia les podría ofrecer. –este fue el ultimátum, el mensaje de muerte y advertencia que desplegó Thanar sobre todos ellos.-

Off-rol: *1 La parte esa que dice Thanar está realmente en la Biblia, es San Juan 12: 24-25.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Batalla Bajo la Montaña   

Volver arriba Ir abajo
 
La Batalla Bajo la Montaña
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» los videojuegos y el heavy metal en el campo de batalla
» Vendo bajo Warwick Corvette $$ Edición Limitada Black Dragon
» BATALLA 17
» BATALLA 55
» BATALLA 18

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Saint Seiya: City of Saints :: Foro Administrativo :: Las cosas del pasado-
Cambiar a: