BAJO CONSTRUCCION
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Otra vez la misma cosa ?
Miér Sep 28, 2011 3:51 am por Kadmus de Aries

» Tesoros perdidos.
Dom Sep 04, 2011 2:11 am por Kallen Kouzuki

» En el camino a la desesperación-Rol Libre
Jue Sep 01, 2011 2:35 am por Kyle Grana

» Ausencia corta
Lun Ago 29, 2011 9:52 am por Behemoth Marianne

» Johann Schneider // Radamanthys de Wyvern
Lun Ago 29, 2011 8:57 am por Wyvern no Radamanthys

» La batalla en los Balcanes
Lun Ago 29, 2011 2:02 am por Libra no Siegfried

» Reto a Aries
Dom Ago 28, 2011 8:47 am por Crane Shizuka

» Reglas del Coliseo
Vie Ago 26, 2011 4:15 am por Libra no Siegfried

» Phantasos - Mía Valliere
Jue Ago 25, 2011 8:32 am por Phantasos Mía

Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Mejores posteadores
Sagittarius Apollo
 
Libra no Siegfried
 
Kyle Grana
 
Crane Shizuka
 
Kallen Kouzuki
 
Kadmus de Aries
 
Lady Hades
 
Venus de Escorpio
 
Garuda Lilith
 
Behemoth Marianne
 
Estadísticas
Tenemos 21 miembros registrados.
El último usuario registrado es Sabrina198626

Nuestros miembros han publicado un total de 611 mensajes en 134 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 65 el Miér Mar 26, 2014 11:06 pm.

Comparte | 
 

 Encuentro del Nirvana

Ir abajo 
AutorMensaje
Lady Hades

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 24
Localización : Santiago ♥

MensajeTema: Encuentro del Nirvana    Vie Ago 19, 2011 12:08 pm

*Era una ocasión especial y se notaba en mi expresión facial, ya que muy pocas veces se me veía sonriendo y mucho menos corriendo por los pasillos del monasterio. Obviamente buscaba algo o a alguien y lo hacía con muchas ansias deseando encontrarlo luego.

Vestía un atuendo típico del lugar, consistido en una especie de túnica amarilla que llegaba hasta mis tobillos aproximadamente y que era cubierta por una tela burdeo que me cruzaba por sobre un hombro dando una vuelta por sobre mi espalda y busto para atarse a un costado de mi cuerpo con un nudo casi imperceptible entre tanta abundancia del mismo material. Mis pies eran calzados por unas sandalias simples que sonaban ligeramente con el contacto de la suela contra el piso de madera del lugar, este ligero sonido indicaba que se trataban de unos pies pequeños y un cuerpo ligero el que avanzaba por el lugar.
Unos cuantos cabellos se movían un poco con el viento, pero a pesar de eso no me molestaban en el rostro ya que eran la minoría, porque el resto lo traía recogido en un peinado especial similar al que usan las geishas en las tradiciones Japonesas pero mucho más simple; este mismo peinado estaba sujeto por unas especies de palillos que cruzaban el moño de costado a costado e impedía que el mismo se soltara a la vez que entre si formaban una “X” si este se veía desde atrás.
A pesar que unos mechones de cabello caían a los costados de mis mejillas, mi cara estaba bien despejada de cualquier distracción por lo que resaltaban más mis hermosos ojos grises azulados que muchas veces no se lucían ya que acostumbraba a mirar al suelo, pero como ahora la alegría se me desbordaba por los poros era inevitable correr con la frente en alto y sintiendo algo que no sentía hace años.

Luego de recorrer una zona del monasterio llegaría junto a Duhka, quien era mi objetivo y al verlo desde lejos le llamaría emocionada por su nombre real (como solía hacerlo), sin tomar conciencia de que él pudiese estar ocupado y/o meditando algo importante. Quizás por lo mismo mi emoción podría jugarme en contra pero eso no sería algo que tendría en cuenta hasta ver definitivamente las consecuencias que esto podría traer.

Al llegar a su lado comenzaría a decirle emocionada* Recuerdas que te dije hace un tiempo que había encontrado algo genial en las cercanías? Ah florecido! *Quizás no era muy clara en lo que decía, pero a lo que me refería era a una de las dos especies del género Nelumbo. Más específicamente a una Nelumbo Nucifera o mejor conocida como Rosa del Nilo o Loto Indio, que era una flor muy sagrada en el lugar y más aún por la religión budista. Quizás eso sería lo que explicaría mi alegría, ya que esta flor al ser tan importante para quienes adoraban a Buda causaba una sensación inmensa más aún al tenerse en cuenta que era muy escasa y cumplía con la peculiaridad de tener una famosa longevidad en sus semillas, que pueden germinar después de 30 siglos, Además el Loto es el símbolo del Despertar; el florecimiento del mismo representa al momento del Nirvana (cese del sufrimiento). Tal vez un Europeo, un Americano o simplemente un Cristiano no se habría emocionado tanto como lo hacía yo ahora y eso de cierta forma demostraba que apreciaba la naturaleza más allá de lo que podían hacerlo otras personas.

El Tesoro residía en uno de los muchos estanques que estaban en las afueras del monasterio, del cual no estaba permitido salir, pero del cual salía a dar un paseo cada cierto tiempo desobedeciendo las reglas (algo que le había contado a Roy una vez). Quizás alguien más conocía el estanque, pero nadie más sabía que ahora mismo había allí una flor sagrada, tan linda que destacaba por su color rosa, centro amarillo y por sobre todas las cosas interpretación de Cese del Sufrimiento*


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cuties-haru.blogspot.com/
Virgo Duhka

avatar

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 19/08/2011

MensajeTema: Re: Encuentro del Nirvana    Vie Ago 19, 2011 12:53 pm

Lejos de este lugar en la India, en el continente Europeo, en la peninsula de Grecia, cerca del Santuario, se liberaba una gran batalla entre las fuerzas del bien y del mal. Un hombre luciendo una hermosa armadura dorada con alas combatia a muerte contra un ser encapuchado que representaba todo el mal de este mundo. La tierra estaba siendo destruida y los lamentos de la madre tierra hacian eco por el universo, perturbando la meditacion de aquel hombre de hermosos cabellos largos y rubios. Su cejo se fruñia en preocupacion por los resultados del combate que podia ver en el interior de su mente. Quien ganaria? Estaba dudoso por el momento, pero el debia confiar en el bien... puesto que si el mal llegaba a derrotar el bien, seria muestra de que triunfaria? Estaba la Verdad del lado del bien o del mal? Seria correcto el camino del joven en ese caso? Eran dudas, dudas pesadas, que desconcertaban a Roy.

No, a Duhka. Habia perdido aquel nombre hace mucho.

Duhka significaba "sufrimiento", era realmente un nombre que no le agradaba a el por eso mismo. Habia hecho todo lo posible para luchar contra el nombre Duhka, hasta que llego a un punto de entendimiento que le hizo ver que habia caido en la trampa de la vida. El dolor era inevitable, pero el sufrimiento era opcional. Por mas que luchabas y resistias el sufrimiento, mas sufrias, mas agonizabas con el. Aquella habia sido la leccion. Aceptar el sufrimiento como parte de su ser. Aceptar que, como humano, su papel en la vida era sufrir. El era sufrimiento. El era Duhka.

Aun asi, Selina se dedicaba a llamarle por su nombre antiguo.

Supo que la mujer se acercaba antes de que llegase a donde estaba el. Duhka se encontraba en la zona mas alta de aquel monasterio, donde se encontraban sus aposentos y un enorme balcon que daba vistas al hermoso y tranquilizante paisaje miles de metros bajo el. Estaba en pose meditativa, en la posicion del loto, vistiendo una simple toga blanca que se unia sobre su hombro derecho. La toga llegaria hasta sus tobillos cuando estaba de pie y no calzaba nada en los pies. Su piel blanca se veia perfectamente cuidada junto con su largo cabello dorado. No siempre habia sido asi, puesto cuando era mas joven si habia aprendido lo que era la pobreza en el orfanato, la crueldad de la gente no iluminada y obsesionada con ellos mismos.

Estaba en completo silencio, esperando la llegada de ella. Debido a la intensidad de su meditacion sus cabellos rubios flotaban en el aire y su propio poder cosmoenergetico le mantenia elevado a medio metro sobre el suelo. Como era su costumbre, sus ojos azules estaban sellados tras las cortinas de sus parpados. Escucho con calma a la joven, sin moverse nisiquiera un centimetro.

-Recuerdas que te dije hace un tiempo que había encontrado algo genial en las cercanías? Ah florecido! - le dijo a Duhka. Este quedo en silencio por un momento, conocia de lo que hablaba la joven. Su mente vago por un momento, buscando lo que decia. Ciertamente logro "ver" aquella hermosa flor en aquel oculto estanque. El estanque de Selina. Era una buena e innegable señal.

- Quizas sea una señal,- dijo, musitando casi mas para si mismo que para ella. El combate de aquel guerrero... un guerrero que en si seria importante para esta joven cercana a el. No le diria, al menos no aun, puesto que causaria sufrimiento en ella y le robaria aquella efimera felicidad otorgada por la flor. En cualquier caso, la flor le habia llevado en un carril totalmente distincto al del caballero que ahora luchaba por su vida. - El fin del sufrimiento,- Dijo, estaba vez alzando un poco mas su voz pero manteniendola tan serena como siempre. - Es hora de aceptar quienes somos, hora de florecer nosotros mismos.-

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lady Hades

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Edad : 24
Localización : Santiago ♥

MensajeTema: Re: Encuentro del Nirvana    Sáb Ago 20, 2011 1:37 am

*Eso era lo que me gustaba de Roy, que a pesar de no ser clara, él siempre me entendía. Algo que siempre era bienvenido especialmente de alguien como yo, ya que lo necesitaba; al haberme sentido muchas veces sola tras separarme de mi familia extrañaba la sensación de ser comprendida, pero eso era cosa del pasado gracias a él, gracias al chico que ahora meditaba junto a mi tan concentradamente como siempre solía hacerlo.

No sabía qué hacer, si seguir contemplándole en su estado de total calma y tranquilidad o pedirle que viniera conmigo a ver el florecimiento de aquella hermosa flor que como él había dicho “Quizás era una señal”. Le escucharía atenta y luego de eso vendría un silencio, pero que no había sido incomodo, aunque si lo había sentido largo, después de todo el tiempo es muy subjetivo, más aún cuando esperas algo ansiosamente. Tardaría aproximadamente unos 5 segundos en volver a pronunciar palabra, y animada le diría – Por qué no vienes conmigo? – sin tomar en cuenta que quizás recibiría un rechazo de su parte por sacarlo de sus labores o por el simple hecho de incitarlo a romper las reglas al invitarle a salir del monasterio.

En espera de una respuesta le miraba a su rostro, como buscando su mirada. Algo que siempre hacia a pesar de que él acostumbrara a tener los ojos cerrados, ya que de cierto modo sentía que podía verme a través de sus parpados.
Tenía una ligera sonrisa dibujada sobre el rostro y lentamente empezaba a bajar mi posición, al apoyar mis manos sobre mis rodillas curvando así mi columna. Mientras que mi nueva pose ayudaba al viento a mover mis cabellos sueltos que ahora si me cruzarían por delante del rostro sin llegar a molestarme, de haberlo echo de seguro no me habría dado ni cuenta porque tenía una paz interna tan grande que me alejaba de toda distracción ahora. Más ahora que era tiempo de florecer nosotros mismos*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cuties-haru.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Encuentro del Nirvana    

Volver arriba Ir abajo
 
Encuentro del Nirvana
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Relapse da fecha a la edición de Nirvana 2002: Collection
» Extra: Nirvana – Sliver
» Los plagios más sonados de Nirvana...
» Soundgarden vs Nirvana
» COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA-emisión radiofónica extrema-

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Saint Seiya: City of Saints :: Rol General :: Rol de Saga :: Asia-
Cambiar a: